Category: negocios

El impacto de los negocios

La Evaluación de impacto B es una plataforma gratuita y confidencial diseñada para ayudar a medir y gestionar el impacto positivo de una empresa en sus trabajadores, la comunidad, los clientes y el medio ambiente. El BIA evalúa el impacto tanto de las operaciones diarias de la empresa como del modelo de negocio, tanto lo que hace la empresa como cómo lo hace. Las respuestas a la Evaluación de impacto B determinan una puntuación numérica total. Para obtener la Certificación B Corp, se requiere una puntuación total mínima verificada de 80 en todas las áreas de impacto.

Por diferentes razones, las empresas buscan cada vez más certificaciones y calificaciones:

  • Las Corporaciones B certificadas son un nuevo tipo de negocio que equilibra el propósito y las ganancias. Están obligados legalmente a considerar el impacto de sus decisiones en sus trabajadores, clientes, proveedores, comunidad y el medio ambiente.
  • Sustainalytics es un actor reconocido en la investigación y las calificaciones de ESG y gobierno corporativo. Evalúan a las empresas sobre su desempeño ESG y de gobierno corporativo; las calificaciones pueden ser utilizadas tanto por empresas como por inversores.
  • MSCI ESG Research califica a las empresas de acuerdo con su exposición a riesgos ESG importantes para la industria y su capacidad para gestionar esos riesgos en relación con sus pares de la industria.
  • Label R es un equipo de evaluación de riesgos y diligencia debida que cubre las prácticas ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) junto con la ética empresarial, incluidas las prácticas financieras éticas, anticorrupción y contra el lavado de dinero.

Es importante señalar que se ha señalado la inconsistencia de las agencias de calificación. Hemos seleccionado algunos artículos que ilustran cuán desafiante puede ser el área y cómo las prácticas actuales tienen algunas limitaciones claras:

  • Calificaciones que no califican: el mundo subjetivo de las agencias de calificación ESG
  • Cuatro desafíos en el mercado ESG: ¿Qué sigue?

La presentación de informes es el vínculo fundamental entre los valores y las metas comunicadas por una organización y la información tangible, que muestra qué acciones se han tomado para alcanzar estas metas. La presentación de informes eficaz puede ser beneficiosa para una organización de muchas maneras, ya que mejora la responsabilidad y la credibilidad y aumenta la transparencia hacia las partes interesadas. También es una forma de realizar un seguimiento del rendimiento a lo largo del tiempo, lo que en última instancia fomenta una mejor toma de decisiones y mejora los estándares de la industria.

La presentación de informes es la práctica de una organización de divulgar públicamente su impacto en campos como el económico, el medioambiental y el social. La creciente conciencia de los problemas sociales y ambientales en los últimos años ha generado una creciente demanda de organizaciones para contribuir al desarrollo sostenible.

Una proporción cada vez mayor de empresas informa sobre sus prácticas sociales y ambientales para cumplir con la normativa o de forma voluntaria. Los ODS alientan a las empresas a integrar información sobre sostenibilidad en sus informes (ODS 12.6). La Directiva de la UE sobre la divulgación de información no financiera y sobre diversidad por parte de algunas grandes empresas ya está en vigor. Esto fortalecerá la transparencia y la responsabilidad de aproximadamente 6000 empresas en la UE.

Al mismo tiempo, los instrumentos de presentación de informes se han diversificado y evolucionado. En 2016, se identificaron casi 400 instrumentos en 64 países. Una encuesta de KPMG sobre informes de responsabilidad corporativa en 2017 encontró que más del 60% de las empresas en todos los sectores de la industria ahora informan sobre responsabilidad corporativa.

Algunos ejemplos de instrumentos para informar:

  • Iniciativas Globales
    • Global Reporting Initiative: GRI ayuda a las empresas y los gobiernos de todo el mundo a comprender y comunicar su impacto en cuestiones críticas de sostenibilidad como el cambio climático, los derechos humanos, la gobernanza y el bienestar social.
    • Pacto Mundial: El Pacto Mundial de la ONU apoya a las empresas a hacer negocios de manera responsable alineándose con los Diez Principios sobre derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anticorrupción; y tomar acciones estratégicas para promover objetivos sociales más amplios, como los ODS, con énfasis en la colaboración y la innovación.

  • Estándares
    • Responsabilidad social ISO 26000: proporciona orientación sobre cómo las empresas y organizaciones pueden operar de una manera socialmente responsable. Esto significa actuar de forma ética y transparente que contribuya a la salud y el bienestar de la sociedad.
    • La familia de normas ISO 14000 Gestión medioambiental: proporciona herramientas prácticas para empresas y organizaciones de todo tipo que buscan gestionar sus responsabilidades medioambientales.

El London Benchmarking Group, descrito en su sitio web como “el estándar global en la medición y gestión de la inversión en la comunidad corporativa” proporciona un marco útil para medir y reportar el impacto, así como la oportunidad de comparar las organizaciones miembro con otras (es posible hacerlo basado en industria, facturación, número de empleados, etc.).

La familia Dow Jones Sustainability Index rastrea el desempeño de las acciones de las empresas líderes en el mundo en términos de criterios económicos, ambientales y sociales.

Siempre que sea posible, se recomienda que una organización utilice la verificación externa, es decir, la revisión de sus informes por parte de un actor independiente, como un consultor o un auditor. La verificación externa aumenta el reconocimiento y la credibilidad del informe tanto interna como externamente. Además, se mejora la precisión del informe, lo que permite una mejor toma de decisiones.

A la luz de los diversos regímenes de presentación de informes que existen, existe el peligro de que el área se regule en exceso, lo que hace que la tarea de informar sea demasiado onerosa y costosa, especialmente para las organizaciones más pequeñas. Una forma de contrarrestar esto es que las organizaciones sean claras con respecto a los problemas más importantes que enfrentan sus negocios y partes interesadas y priorizarlos cuando sea posible. A continuación, se muestra un ejemplo de una evaluación que se realiza para determinar qué temas son los más importantes para una organización.

El lavado verde es la práctica de las empresas que se muestran más conscientes ambiental o socialmente de lo que realmente son. Puede ser bastante sutil, al mover el enfoque de los impactos negativos a los positivos de una empresa, para engañar descaradamente a los consumidores haciéndoles creer que un producto es sostenible cuando está lejos de serlo. Aparte de los aspectos éticos obvios, las empresas deberían estar cansadas de esta práctica, ya que eventualmente puede resultar contraproducente.

Los videos a continuación brindan más detalles e ilustran cómo se lleva a cabo el lavado verde.

A continuación se muestran algunos videos y artículos que hemos elegido para reflejar el espíritu empresarial responsable. Espero que los disfrute.

  • Los beneficios comerciales de hacer el bien
    Una charla inspiradora repleta de datos de Wendy Woods, socia principal de Boston Consulting Group, ilustra cómo las empresas pueden ajustar sus impactos en todas las partes de la sociedad, no solo para hacer menos daño sino también para hacer más bien.

  • Triple Bottom Line: acuñado en 1994 pero no ha ido lo suficientemente lejos
    John Elkington, en este artículo, explica por qué el marco de sostenibilidad del triple resultado no alcanza hoy su objetivo previsto a largo plazo y que necesitamos un nuevo modelo para mover la aguja aún más lejos para asegurarnos de no sobrepasar nuestros límites planetarios. .

  • Cómo la RSE afecta la reputación corporativa

  • Caroline D Ditlev-Simonsen, profesora de BI Norwegian Business School, explica cómo abordar la RSE de manera sostenible.

  • Michael Porter defiende por qué las empresas pueden ser buenas para resolver problemas sociales.

  • Reflexiones sobre una asociación de 50 años entre una ONG internacional y una corporación multinacional, y por qué trabajar juntos en una verdadera asociación es la única forma de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

  • 15 ejemplos principales de responsabilidad social en las empresas

En esta sección hemos recopilado una serie de recursos, estudios y artículos dignos de mención para aquellos que deseen profundizar más en el tema. ¡Espero que lo disfrutes!

Un verdadero negocio responsable

Bienvenido a la sección de Negocio Responsable. Probablemente vino aquí porque está dirigiendo un negocio o trabajando para un negocio en el que le gustaría influir desde adentro, ¡o tal vez solo sea una persona curiosa que explora! Lo guiaremos a través de algunos de los fundamentos brindándole algunos ejemplos inspiradores de lo que las empresas están haciendo en la práctica.

Una empresa responsable es esencialmente aquella que beneficia a la sociedad y aborda los impactos negativos que podría tener en la sociedad, las personas y el planeta. Larry Fink, CEO de BlackRock, uno de los administradores de activos más grandes del mundo, expone en una carta a los accionistas que el propósito de un negocio es crear un impacto positivo en la sociedad.

Esta forma de ver una empresa puede ayudar a los tomadores de decisiones a tomar decisiones más responsables, asegurando que las consideraciones de impacto social y ambiental se equilibren con las del beneficio económico.

Ser responsable también significa ser sostenible. Vea este breve video sobre cómo la aplicación de prácticas comerciales sostenibles no solo tiene un impacto social y ambiental positivo, sino que también tiene un buen sentido comercial:

Una empresa responsable es aquella que tiene un impacto positivo en la sociedad y el entorno en el que opera. La visión de una empresa responsable difiere y evoluciona a lo largo del tiempo y entre países. Ha habido un cambio marcado desde que las actividades de RSE (Responsabilidad Social Corporativa) ni siquiera estaban relacionadas con el negocio principal de la empresa y eran en gran medida filantrópicas o reactivas. Como afirma Daniel Runde, ha habido un cambio en la percepción de la RSE:

  • Las empresas han comenzado a reconocer que alinear proyectos con objetivos comerciales estratégicos puede mejorar su ventaja competitiva. Puede mejorar las habilidades y el compromiso de sus empleados, mejorar su comprensión de los mercados locales y ayudarlos a ser miembros plenos y productivos de las comunidades a las que sirven. Aprovechan cada vez más los activos básicos para estos fines.

  • Cada vez más, la gente cree que las empresas son actores importantes en sociedades con medios e impacto importantes; que las empresas responsables tienen el poder de fomentar una sociedad más cohesionada; y que pueden contribuir a un sistema económico sostenible.

  • Las empresas están reconociendo el potencial de las prácticas responsables para brindar importantes beneficios en términos de gestión de riesgos, ahorro de costos, acceso al capital, relaciones con los clientes, satisfacción de los empleados, sostenibilidad de las operaciones, capacidad de innovar y ganancias.

Prácticas y modelos comerciales responsables

Asegurar que una empresa tenga prácticas sólidas y buenas con respecto a todos sus grupos de interés, así como reducir o eliminar el impacto negativo / las externalidades son las bases de una empresa responsable. El primer paso hacia un negocio responsable es a menudo dejar de hacer las cosas que tienen un impacto negativo y comenzar a repensar su modelo de negocio y movilizar recursos para actividades que sean sostenibles y que tengan un impacto más positivo.

Heart of the City cree que todas las empresas pueden ser una fuerza positiva. Ejecutan un programa básico que ayuda a los líderes empresariales a “poner en marcha sus viajes empresariales responsables”. Como dicen, “este es un campo en constante evolución, que se adapta a los cambios en los negocios, la sociedad y el medio ambiente … se publican nuevas investigaciones relevantes; surgen nuevas herramientas para desarrollar las líneas de responsabilidad social y ambiental; y nuevos ejemplos del impacto … se establecen.” Proporcionan una descripción general simple del negocio responsable, desmitifican la terminología y, de manera útil, resumen el impacto comercial en todas las partes interesadas en cuatro pilares fundamentales, aquí.

Las partes interesadas de una empresa van mucho más allá de sus accionistas.

Para una explicación elocuente del marcado cambio en la responsabilidad corporativa durante las últimas décadas, consulte el artículo de Daniel Runde, La evolución de la responsabilidad social corporativa.

Creada hace casi 40 años por Su Alteza Real el Príncipe de Gales, Business in the Community “es la organización de membresía dirigida por empresas más antigua y más grande dedicada a los negocios responsables”. Como dicen: “La prosperidad de las empresas y la sociedad está indisolublemente ligada. Si cada empresa individual se esfuerza por ser la mejor en todas las áreas como empresa responsable, habrá un efecto multiplicador positivo que beneficiará a la sociedad, la economía y el medio ambiente. Si las empresas colaboran, pueden tener un mayor impacto en cuestiones clave que si actuaran solas “. (Fuente: Business in the Community)

El mapa anterior de la útil descripción general de Negocios en la Comunidad de Negocios Responsables y los requisitos de los líderes identifica los problemas clave que las empresas deben abordar para lograr un valor financiero a largo plazo, permitiendo que tanto la sociedad como el planeta prosperen. Explica las acciones y los resultados que se espera que busquen las empresas frente a cada problema. Ayuda a las empresas a navegar y hacer su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y tiene un horizonte temporal de 2030, en línea con la entrega de los ODS.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada por todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas en 2015, proporciona un plan compartido para la paz y la prosperidad para las personas y el planeta, ahora y en el futuro. En su esencia, se encuentran los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que son un llamado urgente a la acción de todos, incluidas las empresas.

Para una inmersión más profunda académica sobre el tema y varios modelos diferentes de negocio responsable, consulte este artículo de Responsabilidad Social Corporativa en Wikipedia. De los distintos modelos existentes, le remitimos específicamente a los siguientes:

  • Michael Porter introdujo el modelo de Creación de Valor Compartido, que propone repensar el capitalismo para resolver problemas contemporáneos creando valor. Esto se puede hacer mediante la identificación de nuevos mercados y la creación de modelos comerciales innovadores. Por lo tanto, las organizaciones pueden contribuir al bienestar de la sociedad mientras se mantienen a largo plazo.

  • El modelo Donut, explicado aquí y aquí, intenta responder cómo las empresas pueden operar en “el espacio seguro y justo para la humanidad”.

Medición de impacto y calificaciones

Medir y gestionar el impacto es un componente fundamental para que las empresas comprendan su impacto positivo y negativo en las personas y el planeta. A continuación, enumeramos las principales herramientas y el marco que encontramos.

Impacto de Medición:

  • Desarrollado por GRI, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), SDG Compass proporciona orientación a las empresas sobre cómo pueden alinear sus estrategias, así como medir y gestionar su contribución a la realización de los ODS.

  • GRI con Business Call to Action desarrolló un informe que explora en particular cómo las empresas se involucran cada vez más en la medición del impacto y los informes de sostenibilidad para capturar su impacto en la sostenibilidad.